Saturday, December 23, 2017

Así es la Navidad cuando tu familia no es española ni católica

"La cena de Nochebuena es totalmente vegana y dejamos la mesa sin quitar, para que los que no están puedan darse un festín".

 De niña, tenía una amiga que se llamaba Diana. No era española y sus padres eran evangelistas, así que cuando venía a casa en Navidad flipaba con el árbol. Yo me moría de la pena cuando me contaba que a ella "no le venían los Reyes" y me apiadaba de sus diferencias como algo negativo.

Porque ser español ya no es lo que era, pero hasta cierto punto. La imagen que, normalmente, nos viene a la cabeza cuando pensamos/oímos el término sigue siendo la de una persona bajita, con la piel blanca y el pelo negro. Seguimos sin darnos cuenta de que los españoles abarcamos mucho más en la gama del Pantone social, racial y religioso.
 Para ir más allá de nuestros clichés sobre lo que es España he buscado a hijos de inmigrantes y a españoles de confesiones que no son la católica y les he preguntado cómo son sus Navidades. Cómo se viven en su casa estas fiestas, qué tradiciones siguen celebrando a pesar de estar a miles de kilómetros de sus países de origen y qué costumbres adaptan en sus cenas navideñas. Estas son sus respuestas y estas son las fotos que, según ellos, representan su Navidad.



  Sarah, 20 años, española judía
"La Navidad en mi casa siempre han sido una mezcla cultural porque mi madre se convirtió al judaísmo antes de casarse con mi padre, judío de nacimiento. Desde que nací he estado en contacto con ambas culturas: aunque en casa se practique el judaísmo, pasamos las fechas más significativas en casa de mis abuelos maternos, católicos devotos.
Hoy en día no le doy apenas importancia. Sólo me considero judía culturalmente, pero hasta que dejé de creer en Dios me sentía algo fuera de lugar, en parte porque tengo un padre bastante conservador al que le daba algo de repelús que sintiera tanta curiosidad por otras culturas. Recuerdo que nunca me dejó poner un árbol de Navidad en el salón, así que aprovechaba cualquier oportunidad de ir a casa de familiares y vecinos para montar con ellos los árboles y los belenes y saciar el afán decorativo.
 "La gente cree que Hannukah es el equivalente judío a la Navidad, pero no: es una festividad menor. También se suele pensar que odiamos la Navidad"
 En casa celebramos Hannukah, que suele coincidir con Navidad o las semanas previas a ella. Digo suele, porque está regido por el calendario judío (lunisolar) y dura ocho días. La gente cree que es el equivalente judío a la Navidad, pero no: la Navidad es uno de los días más significativos del cristianismo, mientras que Hannukah es una festividad menor. Lo que más me pregunta la gente es si me gusta la Navidad, porque se da por hecho que a los judíos no nos mola. Y, no sé, tampoco le tenemos ningún tipo de manía a Jesucristo. No deja de ser ese mutual de Instagram que sigues desde dos mil trece y que de repente un día te das cuenta de que tiene treinta mil followers. A mí el rollo influencer no me va, pero se lo ha currado, supongo".

Murad con su tía Hortensia. Imagen vía Murad

Murad, 27 años, español de origen palestino

"Mis padres son originarios de Palestina, de la zona que ahora mismo está en conflicto. Mi familia es musulmana, así que de pequeño me daba un poco de envidia la gente que celebraba Navidad y que tenía regalos, pero mi madre siempre me decía que nosotros teníamos otra Navidad: el Ramadán. En realidad sí que son celebraciones muy parecidas, el ambiente es muy festivo en ambas, se reúne toda la familia, salimos, comemos, nos dan el aguinaldo, regalos... sí es verdad que el Ramadán tiene un punto religioso más acentuado que el que tiene la Navidad hoy en día, pero al final es similar.
"La Nochevieja sí la celebramos, es una fiesta arraigada en los países árabes, supongo que porque no tiene el componente religioso de Nochebuena"
Celebrar la Nochebuena siendo musulmán es un poco contradictorio, pero cuando era niño sí que nos reuníamos a cenar y comíamos marisco, como hacía todo el mundo, pero sin decir que era por Nochebuena. El año nuevo sí que lo celebramos en casa, porque creo que es una fiesta más arraigada en los países árabes, ya que no tiene ese componente religioso, católico, que tiene la Navidad. En los países árabes más modernizados, como Egipto, también se celebra, y eso que no seguimos ni siquiera el mismo calendario. La celebración es igual que en cualquier hogar español, salvo que sin alcohol y sin cerdo.
Hay una costumbre que me gusta mucho de mi religión y que creo que sería bonito exportar en estas fechas. Se llama Zakaat y es una de las obligaciones del Islam. Consiste en que, en la última noche del Ramadán, en la fiesta del cordero, debes donar cierta cantidad de tus ingresos a la beneficencia. Creo que eso hace que la gente piense mucho más en otra gente: la que no puede celebrar".

Oscar con su hermano y su tío vestido de Papá Noel. Imagen vía Oscar

Oscar, 17 años, polaco

"Nací en España pero soy polaco, no tengo la nacionalidad española porque mis dos padres son de allí. Siempre he pasado la Navidad aquí, en familia, y en casa combinamos las costumbres polacas y las españolas. Por ejemplo, nos tomamos las 12 uvas en año nuevo, porque en Polonia simplemente se brinda con champán y a mí no me gusta, pero no celebramos Reyes. Recuerdo que una vez una profesora de primaria me preguntó si celebrabamos Santa Claus o San Nicolás, y le respondí que no, que celebrabamos Papá Noel porque es igual que en España.
"En Polonia es tradición poner un cubierto más a la mesa, por si aparece alguien necesitado, y en casa lo seguimos haciendo"
De Polonia conservamos la tradición de intercambiar trocitos de obleas entre los que nos reunimos en Nochebuena, deseándoles lo mejor para el próximo año y agradeciéndoles que nos hayan acompañado durante este. También preparamos 12 platos diferentes, conmemorando a los 12 apóstoles, una costumbre más cristiana. Otra cosa que hacemos y que a mí me gusta mucho es, durante la cena de Nochebuena, dejar un sitio vacío, con su plato y su cubierto puesto, por si apareciera una persona necesitada durante esa noche.
Se empieza la cena con una sopa de remolacha y el pescado está muy presente en el menú. Creo que en mi país de origen la Navidad es más religiosa que en España, porque la mayoría de costumbres van ligadas a ello".

Satuki demostrando que está totalmente adaptada a las costumbres navideñas españolas. Imagen vía Sayuki

Sayuki, 27 años, japonesa

"Nací en Japón, tengo la nacionalidad japonesa y mis padres son japoneses los dos, pero después de 20 años en España, la verdad es que ya estoy muy adaptada a las costumbres de aquí: cena en Nochebuena, comida el día de Navidad, uvas en Nochevieja, roscón en Reyes… Sí que mantenemos algunas costumbres japonesas, como comer fideos el día 1 de enero, como símbolo de tener una larga vida, pero celebramos la Navidad a la española.
"Cuando llegué a España con siete años y vi que los niños recibían regalos de los Reyes y de Papá Noel me pareció una pasada"

En Japón, la Nochebuena y Navidad se pasan más con los amigos, con la pareja, mientras que Año Nuevo es más familiar, al contrario que para la mayoría de la gente aquí. La gente se viste de kimono en familia y va a los templos a rezar por un buen año. También es un acto social y siempre me ha parecido muy bonito. Me gusta mucho que cada país conserve sus particularidades sin necesidad de exportar o importar todo, bastante tenemos con la influencia yankee.
Allí no tienen Reyes, pero sí Santa Claus. De hecho, cuando vine a España con 7 años y vi que la mayoría de niños recibían doble regalo, me pareció una pasada. Ahora ya creo que es puro consumismo. Algo que me encanta de la Navidad española son las uvas de Nochevieja. Es un momento único, lo más característico de estas fechas para mí".

Alisa en una cena de Nochebuena. Imagen vía Alisa

Alisa, 29 años, española de origen bielorruso

"Desde que llegamos a España, hace ya 27 años, mis padres han intentado sumergirse plenamente en la cultura española, aunque con los años, la tierra tira y lo que hacemos es coger algo de aquí, algo de allá... y montar nuestra propia tradición.
De Bielorrusia mantenemos algunas cosas, como vestirnos o hacer pequeños rituales dependiendo de cuál sea el animal del calendario chino que toca ese año. El año del conejo, por ejemplo, bajo la copa de champán para brindar todos teníamos un trocito de lechuga para comernoslo después. Puede resultar gracioso pero es algo divertido, y en general los eslavos somos bastante supersticiosos, así que no es nada raro. Mis padres siguen celebrando la Nochebuena del Antiguo calendario ruso la noche del 6 al 7 de enero y el fin de año del antiguo calendario, del 13 al 14, pero yo no.
"De pequeña me regalaron un CD de Villancicos españoles y me gustaba tanto que lo programé como despertador durante todo ese año"
El turrón y los roscones de vino son mis tradiciones españolas favoritas y de pequeña era muy de villancicos españoles. De hecho, me regalaron un CD que se llamaba "Villancicos MIX" y lo programé en la minicadena para que sonase todos los días a la hora de levantarme. No solo en Navidad, en cualquier época del año. Sí, me despertaba al son de "A Belén pastores" en versión remix en mayo. Durante un par de años celebramos los Reyes Magos cuando éramos niños, pero creo que ni mi hermano ni yo nos lo creíamos mucho, así que dejamos de hacerlo".

Fátima la pasada Navidad. Imagen vía Fátima

Fátima, 22 años, española de origen marroquí, musulmana

"Soy de origen marroquí, pero tanto yo como mis padres y hermanos tenemos la nacionalidad española. No celebramos la Navidad porque somos musulmanes, aunque en nuestra religión a Jesús se le contempla como un profeta más, así que creemos en su nacimiento. Otras fiestas españolas sí que las celebramos aunque no sean tradición en nuestro país de origen, como el día del padre o el día de la madre, pero las navideñas no.
"De pequeña, para que no me sintiera distinta, mis padres nos regalaban cosas por Reyes a mí y a mis hermanos"
Para nosotros el de Nochebuena es un día normal, comemos lo típico: pollo, carne, pescado, cuscús... depende del día. El 31 lo mismo, aunque sí que solemos comprar tarta y algunos dulces para que los niños de la casa no se sientan distintos. Con los Reyes pasa lo mismo. De pequeña, como siempre que volvía de vacaciones al colegio me preguntaban qué me habían traído, mis padres nos hacían regalos a mí y a mis hermanos.

Cuando fuimos creciendo nos fueron explicando cuáles eran nuestras tradiciones, como regalar cosas con motivo del año nuevo islámico. La verdad que nunca me he sentido diferente por no celebrar la Navidad, y mis padres siempre me han enseñado también a respetar las costumbres ajenas".

Lili en Bulgaria, donde nació. Imagen vía Lili

Lili, 26 años, búlgara

"Nací en Bulgaria, como mis padres, pero cuando tenía 9 años nos vinimos a vivir aquí. Desde entonces, rara vez volvemos por Navidad, por el precio de los vuelos -en estas fechas son carísimos- y porque la comunicación entre la capital, Sofía, y mi ciudad, Plovdiv, es bastante complicada debido a las nevadas.
Aun así, seguimos manteniendo todas las costumbres navideñas de Bulgaria, porque al estar tan lejos se echa mucho de menos. En Nochebuena nos reunimos exclusivamente la familia más cercana y la cena que tomamos es totalmente vegana, algo que le sorprende mucho a la gente. No podemos cocinar con ningún producto de origen animal para no mostrar opulencia. Después bendecimos la mesa con incienso y mi madre hornea un pan de pita casero con una moneda dentro: a quien le toque, le acompañará la suerte durante ese año.
"La cena tradicional de Nochebuena en Bulgaria ha de ser totalmente vegana, para no mostrar opulencia"
Otra cosa muy curiosa es que dejamos la mesa sin quitar esa noche, para que los que no están puedan darse un festín. Además, se deja dinero en la mesa y quien se levantase el primero al día siguiente a recoger se lleva el botín. También nos damos los regalos de Papá Noel esa noche. Los Reyes no los celebramos, aunque sí que hemos tomado algunas costumbres españolas, como tomarnos las 12 uvas o cenar langostinos el día 31. Creo que, en general, en estas fechas se debería honrar algo más a los que ya no están entre nosotros. En mi país de origen la Navidad es más religiosa y no tan opulenta, y creo que es importante mantener las tradiciones de antaño".



(Source:  vice.com)
votar