viernes, 16 de febrero de 2018

La revancha del hombre blanco: la llave que volcó la elección en Estados Unidos

Al final, ni los latinos, ni lo negros ni los jóvenes tuvieron el peso que sí tuvo esa “mayoría silenciosa” blanca

¿Por qué Donald Trump ganó las elecciones en Estados Unidos contra todos los pronósticos? Probablemente porque en una campaña en la que quedaron muy expuestas las divisiones étnicas, culturales y sociales que atraviesan a la sociedad, logró el apoyo del sector mayoritario.
Como se preveía, los miembros de las comunidades latina y afroamericana que fueron a votar lo hicieron por Hillary Clinton. Según una encuesta de boca de urna realizada por CNNoptaron por ella el 88% de los negros, el 65% de los latinos, el 65% de los asiáticos y el 56% del resto de las colectividades. En cambio, Trump ganó sólo entre los blancos, por 58 a 37 por ciento.
Pero éstos decidieron la elección porque fueron el 70% del total de votantes, frente a un 12% de los negros, un 11% de los latinos y un 4% de los asiáticos. El republicano ganó entre mujeres y varones blancos, pero su victoria fue aún más abultada entre los últimos, donde llegó a un aplastante 63%, contra un 31% de la candidata demócrata.

La historia de la gran participación electoral es la de los votantes blancos. Los negros y los latinos no cumplieron con las expectativas de inclinar la elección para Clinton. La participación de las mujeres no fue superior a la de 2012, y la proporción que votó por Clinton fue la misma que lo había hecho por Barack Obama en 2012. El presidente había tenido 87% de apoyo entre los negros, y Clinton tuvo sólo un 80 por ciento. Entre los latinos, consiguió un 36% de ventaja sobre Trump, pero Obama había tenido un 44 por ciento sobre Mitt Romney”, explicó Peri E. Arnold, profesor emérito de ciencia política de la Universidad de Notre Dame, Indiana, consultado por Infobae.
Si se segmenta al electorado por la edad, las diferencias son también muy claras. Entre los jóvenes de 18 a 29 años la primacía demócrata fue de 55 a 37 por ciento. Más escueta fue entre los de 30 a 44 años: 50 a 42 por ciento. A partir de los 45 años Trump tomó la delantera con un promedio del 53% de los votos. Aquí también el magnate se quedó con la parte del león, ya que los mayores de 45 representaron el 55% de los votantes.
Las divisiones en términos educativos fueron evidentes. Entre quienes no poseen título universitario Trump ganó con al menos el 51 por ciento. Los graduados se inclinaron por la ex secretaria de Estado por un escueto margen de 49 a 45 por ciento. Entre los postuniversitarios la diferencia pasó a ser de 58 a 37 por ciento. Si se combina el nivel educativo con el grupo étnico se puede atrapar con mayor precisión el público de cada candidato. El núcleo duro del republicano fueron los blancos no universitarios, que lo acompañaron en un 67 por ciento. Entre los que tienen título su triunfo fue por apenas cuatro puntos.
“Los varones blancos fueron una parte clave de la coalición de Trump. Pero también se quedó con la mayoría de las mujeres sin título universitario. Raza, género, partido y la separación urbano-rural tuvieron un papel en el resultado, creando muchas divisiones que permanecerán entre nosotros por bastante tiempo”, dijo Bruce E. Cain, profesor de ciencia política en la Universidad de Stanford, en diálogo con Infobae.





(Source:  monumental.co.cr, Infobae)
votar