sábado, 27 de agosto de 2016

¿VIVIMOS EN UNA ILUSIÓN DE LIBERTAD?

na ilusión de libertad, que solo puede explicarse porque hemos olvidado lo que significa ser libres al haberse inventado enorme cantidad de sucedáneos, distracciones y comodidades para hacernos pensar que una situación de lo que llaman ‘bienestar material’ que es un concepto relativo, porque para alguien que vive en la pobreza poder comer ya es un lujo, mientras para un millonario, el lujo es poseer una enorme piscina, quizás un yate o desayunar todos los días aleta de tiburón. Pero amigos, tenemos que distinguir eso, el ser agradecidos con lo que tenemos, de pensar que somos libres, porque ambas cosas no tienen absolutamente nada que ver.
En lo que sigue intentaremos demostrar que no es cierto que seamos libres, y esto será una explicación de por qué la gente parece actuar de manera tan controlada, como autómatas que han recibido unas órdenes por medio de un programa, sin serlo, porque un ser humano nunca podrá ser un robot (ni un robot como un ser humano) al tener voluntad y criterio propios. Jamás una máquina los tendrá. Y por eso, nosotros deberíamos evitar actuar como ellas. De hecho hablando de esto nos ha surgido el debate sobre por qué si esta es la situación, a mucha gente parece no interesarle o no se dan cuenta, lo que les llevaría a desear y hacer todo lo posible porque no sea así. Una de las explicaciones sería que no haya libertad de pensamiento, pero esto entendido a nivel de toda la población y no de personas individuales. Claro que cada cual es libre de pensar lo que quiera, sin embargo, vemos en mucha gente una opinión muy favorable al poder, ¿es esto casualidad y fruto de la libertad de pensamiento? Otra posibilidad es que sea porque no hay libertad de acción. Esto significa que una gran parte de la gente comprende lo que pasa y tiene un interés por buscar la verdad, pero que pese a intentar cambiar las cosas le ha sido imposible y así muchas personas acabarían por desanimarse al no conseguir nada.
Para entender por qué no somos libres aunque esto lo pueda parecer a veces, y aunque la falta de libertad no sea completa, no lo podríamos hacer analizando cada uno de los factores por separado, sino que se trata de una red de control altamente organizada con la finalidad de mantenernos dentro de unos estrechos márgenes de actuación. Arriba hemos reflejado los que nos han parecido más evidentes, pero está claro que hay bastantes más, y os animamos a que nos digáis otros. Voy a explicar de qué se trata cada uno de ellos y en qué sentido suponen un recorte de libertad que, con la poderosa unión de todos, nos mantienen estrechamente controlados. De ellos hemos hablado en muchas entradas anteriores del blog que os invitamos de verdad a volver a leer.

 POLÍTICA: Muchas personas creen que existe la libertad política, es decir, la capacidad de ellos personalmente para influir en las decisiones políticas (colectivas, sociales) pero os rogamos que os quitéis la venda. Esa libertad no existe en casi ningún país del mundo, no importa que sean de izquierdas o derechas, distinción que no tiene valor ante la falta de libertad (puestos en ello, todos serían de derechas). En el caso de España, lo que hay es una oligarquía de partidos políticos del Estado, unas elecciones fraudulentas, y una desconexión total y completa entre la gente que vota y los partidos, que una vez elegidos, no escuchan JAMÁS la voz de la gente. Aquí, en esta situación, el único gesto propio de una persona libre es la abstención electoral, y no dejarse engañar por nuevas siglas o partidos que adulan a la gente por poder.
– TITULACIONES: Este factor permite explicar por qué a pesar de tener unas habilidades o intereses, muchos no encuentran la manera de dedicarse a estos de manera profesional o laboral. En lugar de valorar el potencial de cada cuál, se valora la posesión de una serie de títulos puramente burocráticos, que casi cualquiera puede ganar si le dedica a ello tiempo. El recorte de libertad se produce porque para conseguir estos títulos, se ha de pasar por una serie de actos de sumisión institucional, de consumo de mercaderías educativas, y de cribas por parte de una serie de personas que deciden tu valía para el trabajo no por tus capacidades, sino por tu grado de obediencia, tu edad (para tener ese título tendrás que tener una edad mínima) y otros factores que nada tienen que ver con el verdadero mérito o esfuerzo. La prueba de eso es que cada vez se exigen más titulaciones debido a que hay menos puestos de trabajo que repartir. Además, otra estrategia es impedirte experimentar activamente en ese trabajo al que aspiras, mientras te obligan a pasar exámenes que solo demuestran capacidad de memoria y repetición, pero muchas veces, tras pasar esos exámenes, no has adquirido realmente ningún nuevo recurso o capacidad. El objetivo de muchas universidades es hacerte creer que conoces algo al mismo tiempo que te bloquean toda posibilidad de experiencia directa.
– ESCOLARIZACIÓN: Ya lo hemos hablado mucho en el blog, sin embargo creo que es uno de los más fuertes y que tiene un apoyo increíble en la población. Todos piden educación pública, es decir, ¡educación controlada por el Estado, por la autoridad! Luchar por una escolarización (encierro) estatal es luchar por fortalecer uno de los más potentes yugos que nos atan. La escuela es la más poderosa asesina de la libertad de pensamiento, junto con la televisión. No estamos hablando de los conocimientos que se pueden adquirir en ella (que son dramáticamente deficientes) sino del llamado ‘currículum oculto’ que mucha gente ni siquiera sabe lo que es. Es decir, no saben que en la escuela sus hijos aprenden a ser obedientes, temerosos de tener criterio propio o expresar sus verdaderas ideas, aprenden a ser como los demás, uniformes, dependientes. Pero esto nunca lo verán en el boletín de notas. Aprenden que están locos si no quieren estar en clase durante horas, y que deben aceptar situaciones que les parecen aburridas, desesperantes, desagradables, o incluso a veces estar rodeados de personas hostiles.
– DINERO – DEUDA: El dinero que todos utilizamos lleva consigo deudas, lo que somete a toda la sociedad a las instituciones emisoras del dinero (los Bancos Centrales) y los intermediarios como bancos nacionales y grandes corporaciones multinacionales. En el siglo XXI, la política ha casi dejado de tener sentido por esta razón. Es por ello que no podemos resolver las crisis, que todos los países tienen deudas externas, y que muchas personas siguen en la pobreza y el hambre. O por lo que proyectos económicos destructivos e injustos tienen lugar continuamente sin que podamos evitarlo. Lo que afecta a los países endeudados también afecta a las personas, que siempre se verán forzadas a tener deudas de un tipo o de otro, a veces de forma inevitable y otras avivadas por su deseo de tener posesiones.
– BUROCRACIA: Quizás deberíamos llamarla ‘burrocracia’. Así es, ahora la exigencia de papeles y documentos se ha convertido en la manera de decirle a alguien NO, incluso para lo más básico de la supervivencia. Se nos exigen papeles absolutamente para todo. Pero en mi opinión lo fundamental y más grave es que debido a la necesidad de por ejemplo ‘contratos de trabajo’ no hay posibilidad de trabajar por uno mismo, por decisión propia en un lugar. Tampoco existe la posibilidad de obtener un terreno donde cultivar y ser autosuficiente sin pagárselo. Tampoco es legal construirte tu propia vivienda, debido a la burocracia necesaria. Y con ello muchas más cosas. ¿Lo véis con buenos ojos? Yo creo que eso crea una verdadera cárcel social.
– TECNOLOGÍA: Para muchas personas la posesión y uso de ciertas tecnologías se convierte en una necesidad. Un ejemplo podría ser el nuevo DNI electrónico, que requiere un ordenador por ejemplo, o la exigencia de la aplicación ‘Washup’ que ya comienzan a pedir obligatoriamente en algunos puestos de trabajo. Otra, podría ser el coche o carnet de conducir, o tener una cuenta bancaria para cobrar nóminas. Sin embargo nada como las empresas de Relaciones Públicas (sinónimo de PROPAGANDA) para modificar la demanda de esas tecnologías.
– CULTURA, ARTE, CIENCIA: Tanto la cultura como el arte están hoy sometidos a la influencia del dinero, esto quiere decir, que si no dan dinero, no se consideran como tal cultura o arte, o que casi todas las nuevas creaciones culturales se realizan con finalidades de lucro. Afortunadamente no siempre es así, pero se ve una fuertísima tendencia. El arte siempre ha reflejado el ‘alma’ de la sociedad que lo realiza, y vemos que el arte oficial actual, por ejemplo la arquitectura, no puede compararse en belleza al de otros tiempos. Pero es una discusión muy profunda ésta, que no cabe en tan poco espacio. Respecto a la ciencia, no es accesible para el público general, sino solamente para científicos profesionales, y la única posibilidad de investigar consiste en escalar puestos dentro de una jerarquía de científicos. Os dejo a vosotros pensar las consecuencias de esto.
– INFORMACIÓN: Muchas veces me sorprende que, investigando ciertos temas, descubro cosas realmente importantes, que nunca antes había oído y que, en realidad, MUY POCA GENTE HA OÍDO HABLAR DE ELLAS. Esto solo puede tener una explicación, y es el control al que está sometida la información. Debido a que los grandes medios de comunicación (prensa, televisión, radios…) seleccionan cuidadosamente la información que transmiten, hay temas que solo son accesibles a quienes los buscan específicamente por su propio interés. Esto es muy grave. Es increíble la cantidad de cosas que se ocultan (incluso estando ahí delante) de esta manera para que la gente no las sepa y permanezca en la ignorancia. Solo por poner un ejemplo, ¿cómo es que en España tan pocos, sobretodo jóvenes, conocen a Antonio García Trevijano, un personaje tan relevante en nuestra historia? Ya digo que solamente es un ejemplo, hay mucho más, demasiado como para no ser llamativo y alarmante.
– MANIFESTACIONES HIPÓCRITAS: Es innegable que muchos actos de protesta, aunque no todos, se realizan como una manera de canalizar el malestar, pero es evidente que las personas que acuden a dichos actos, aunque son bienintencionadas la mayoría, no están dispuestas a todo para conseguir lo que quieren, de hecho, saben muy bien que no tienen ningún propósito de lograrlo, el único objetivo es participar en una ficción en la que se confunde la acción con la protesta, grave confusión que anida en la mente de muchos españoles. ¿Reside en ellos la falsa e ilusa esperanza de que serán oídos por las autoridades? Lo dudo mucho, ya ha habido demasiadas y no han escuchado nada, porque no hay libertad política. Su voz no cuenta. Curiosamente, esta dictadura disfrazada permite cierto tipo de manifestaciones, pero en cuanto se muestran decididas, las fuerzas del Estado entran en acción. ¿Quién las puede considerar una vía para el cambio?
– AMBIENTE, ENTORNO: Si vives en una gran ciudad, mira a tu alrededor, o por la ventana más próxima. En todas las fases avanzadas de una cultura, predomina la gran urbe, un entorno completamente artificial donde las personas adoptan un comportamiento errante, desarraigado, yendo de un lado a otro para alimentar la colmena, en ese gran panal que es la ciudad. Algunos utópicos proponen acercar la naturaleza silvestre a la ciudad, pero solo es posible en muy escasa medida. La gente ya no está ligada a la tierra, y vive en pequeños receptáculos de piedra en altos edificios donde hacen sus vidas: todo lo demás es tránsito, temporal, lugar de paso. Cuando has terminado, otro ha pedido turno para ocupar ese lugar. Siempre se va a los sitios con un objetivo, ya sea el placer, el consumo, el trabajo, los estudios, etc. Lo que no es egoísta, no cuenta. Aparte de esto, que es el comportamiento (anti)-natural de toda gran urbe, la gente no puede decidir nada en su entorno. La urbe es un lugar decadente con graves carencias para lo que requiere una vida humana, que intenta compensar con suntuosidad material, pero donde la gente vive infeliz y continuamente insatisfecha (lo que potencia aún más su egoísmo o hedonismo).
Solamente hablar de estos temas ya es revolucionario en mi opinión, poca gente lo hace pero pensamos que en ellos se encuentran los motivos auténticos y originales por los que no somos libres, una sensación que muchos comparten y a veces no saben explicar.
¿Os imagináis manifestaciones y gente luchando contra estos factores, contra la burocracia, las titulaciones, la escolarización o el alejamiento del campo?
Te animo a que nos digas tu opinión, estés o no de acuerdo con lo escrito, y que por favor, DIFUNDAS ESTE MENSAJE cuanto puedas. Desde este blog creemos que es necesario que la gente piense en esto. ¡Saludos!




(Source: paramisonenigmas.wordpress.com)
votar